Un Trabajo de Fin de Grado es un proyecto que lleva varios meses de preparación. La búsqueda de fuentes, la redacción, la revisión y la tutorización del proyecto hace que se dilate en el tiempo, muchas veces más de lo previsto, por lo que la organización es fundamental para poder obtener los resultados esperados.

No obstante, quizá seas uno de esos estudiantes que se ha visto con el agua al cuello y necesita de un empujón extra para presentar su proyecto. Algunos estudiantes que deciden no retrasar su defensa pueden llegar incluso a verse con el proyecto sin hacer a semanas de su defensa. Pero, ¿cuánto se tarda en hacer un TFG en estas circunstancias? ¿Es posible hacer el TFG en un mes o menos? ¿Es mejor dejarlo para el próximo curso?

¿Cuánto se tarda en hacer un TFG normalmente?

En condiciones normales, un TFG se debe realizar a lo largo de varios meses. Al menos, esa es la teoría, ya que se necesita del apoyo académico suficiente como para que su confección no sea un problema. Eso requiere esfuerzo y tiempo, y teniendo en cuenta que el TFG es un trabajo de investigación que debe ser tutorizado, debes organizarte desde el principio para que no te pille el toro.

No obstante, la situación muchas veces dista de ser la ideal. Plazos que no se cumplen, dificultades con la bibliografía, discursos enquistados o imprecisos… problemas a los que hay que poner solución para que, durante la defensa, no sean un problema.

Dada la enorme cantidad de tiempo que requiere el TFG y el hecho de estar integrado en el programa docente de cuarto curso, muchos estudiantes optan por aprobar las asignaturas del último curso para centrarse en el TFG el próximo año. Para muchos, hacer un TFG en un mes no es una opción viable, por lo que deciden esperar su momento. En circunstancias normales, un TFG puede llevar entre cuatro y seis meses en quedar decente.

Pero, ¿qué ocurre si no queremos esperar? ¿Cuánto se tarda en hacer el TFG si no queremos atrasar su defensa? Bueno, la teoría es una cosa; la práctica, otra. Muchos estudiantes dan un empujón al acabar el curso y tardan aproximadamente seis semanas desde que lo empiezan hasta que lo terminan. Y eso contando con que se hayan cumplido los plazos de las tutorías y que el profesor no haya decidido retrasar alguna de las citas concertadas con el alumno.

Recordemos que las tutorías son obligatorias, al menos en una cantidad mínima estipulada y que debe existir una hoja de firmas que debe ser presentada al tribunal para certificar que el proyecto ha contado con la supervisión.

Hacer un TFG en un mes o menos: consejos para lograrlo

Vamos a ser realistas: muy poca gente se organiza para tener el TFG preparado con la suficiente antelación. Por eso, es importante que, cuando te pongas con el TFG, estés a full de tu capacidad.

Para poder hacer un TFG en un plazo medio de cuatro semanas, tus principales aliados serán la organización, la proximidad a las fuentes y la tutorización adelantada del proyecto. Organización, porque es primordial que dediques unas horas al día a este trabajo, y mejor si consigues mantener la rutina durante las cuatro semanas día a día, porque no te va a sobrar el tiempo.

Realizar el TFG en un entorno donde tengas fácil acceso a las fuentes bibliográficas que necesitas es fundamental para que el TFG lo vayas avanzando a buen ritmo. Necesitas justificar tus tesis, crear un discurso coherente y hacer que el tribunal vea que has indagado lo suficiente sobre las cuestiones clave del trabajo. Si quieres saber cómo hacer bien un TFG, coge tu portátil, ve a una biblioteca y dedica todas las horas allí.

Por último, adelántate a tu tutor y fija varias fechas para pasarte por su despacho para revisar el trabajo. Esto te permitirá evitar demoras, y ahorrar tiempo en estas circunstancias es más que primordial. Como realizar un TFG a tiempo o no muchas veces depende de la seriedad del tutor, te recomendamos que fijes tus horarios para tomar la delantera.

Cómo hacer bien un TFG en menos de 15 días

Hay que ser realistas: plantearse hacer el TFG en una semana o dos es poco menos que un suicidio. A no ser que dediques más de la mitad de las horas del día a leer, investigar y redactar, dudamos enormemente que consigas presentarlo en condiciones a tiempo.

Ahora bien, si buscas el aprobado o una defensa simplificada, hacer un TFG en 15 días o incluso menos puede ser una opción, pero has de saber que muy probablemente no alcances la nota máxima por las carencias que el trabajo seguramente presente.

Entonces, ¿se puede hacer un TFG en dos semanas? Por poderse, se puede, pero es muy probable que el trabajo no presente las cualidades de un buen proyecto y que el tribunal detecte que se ha hecho con prisas.

Aunque sabemos que es una búsqueda recurrente entre quienes no se han podido organizar o les ha resultado imposible preparar el trabajo a tiempo, no hay forma humana de tener preparado un TFG en menos de ese plazo. Como te plantees hacer un TFG en una semana o dos, lo más seguro sea que no lo apruebes o que debas posponerlo para la siguiente ronda de defensas.